¿Realidad vs Ficción? (A propósito del nuevo artículo 39.2 LIRPF)

Por favor, permítanme que les ponga en escena: me veo a mí mismo -sí, no sé cómo puedo tener esa visión extracorpórea, pero así es- en mi casa, tumbado en un sofá, viendo en la tele un programa, una especie de “talk-show” que, semana a semana, busca el más difícil todavía, el todo vale por captar más “share” y, lo cierto, es que parece que lo consigue.

Por lo que apunta el propio presentador en su introducción, el programa de hoy -precedido, hasta el hastío, de una gran campaña publicitaria- parece que va a romper moldes pues pretende desvelar un misterio que se remonta a la década de los 70, removiendo un luctuoso suceso que en su día conmocionó a la sociedad española. En efecto, su relato se traslada al verano de 1975 cuando, en el sevillano cortijo de “Los Galindos”, cinco personas fueron asesinadas. Desde entonces nadie ha sido detenido ni, por tanto, procesado ni, obviamente, condenado; por lo que a día de hoy -casi 40 años después- aquel horrendo crimen aún permanece impune. Mejor dicho, ya es definitivamente impune pues la prescripción penal ya ha operado sobre aquel terrible delito.

El presentador anuncia, solemnemente, la entrada en el plató de una persona clave para desvelar este hasta ahora irresoluble caso. Y, en efecto, hace aparición alguien -la imagen, tal y como yo la percibo, no me permite distinguir bien las facciones de su rostro, por lo que no puedo asegurar si es hombre o mujer- que, nada más tomar asiento, se declara culpable de aquellos repugnantes asesinatos, aportando verídicamente todo tipo de datos (algunos de ellos desconocidos) que evidencian su ahora ya confesa responsabilidad. La expectación es máxima y, pese a que todo ello lo recuerdo ahora algo vagamente, tengo nítidamente memorizados dos momentos claves de la entrevista. El primero, cuando se le pregunta por qué, tras tanto tiempo, se ha decidido a confesar, a lo que responde confiadamente que ya estando aquellos delitos prescritos nada podrá sucederle. El segundo, su contestación acerca del móvil, sobre qué le llevó a cometer los cinco asesinatos: “el dinero”, responde lacónica y fríamente. “¿Dinero?”, le inquiere el presentador. “Sí, me pagaron el equivalente a un millón de euros que, desde entonces, mantengo en una cuenta en un paraíso fiscal; opaca a la Hacienda española, por cierto”.

Esta última confesión enmudece el plató donde impera un silencio sepulcral, como si aquel personaje estuviera allí sólo. El público está ahí, pero estupefacto ante la trascendencia de semejante revelación. El presentador, consciente de que está en el cénit de audiencia y, además, en “prime time”, da paso a un estratégico corte publicitario. Cuando, unos minutos después, el programa se reanuda, los acontecimientos ya se precipitan: la entrevista apenas había retomado el hilo cuando varios agentes de la Vigilancia Aduanera irrumpen en el estudio y, blandiendo una orden judicial, le detienen allí mismo, por la presunta comisión de un delito fiscal pues al no haber declarado la existencia de ese dinero ubicado en el extranjero, este se le imputa como ingreso del último ejercicio no prescrito. Llegado este punto me despierto -uno de mis hijos llora pidiendo agua-, en mi cama, de noche: todo parecía tan verosímil que creía estar realmente tumbado en un sofá, en el cuarto de estar, viendo la tele…

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Javier Gómez Taboada. Abogado tributarista

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a ¿Realidad vs Ficción? (A propósito del nuevo artículo 39.2 LIRPF)

  1. No te perdiste nada Javier, los agentes del SEVA le dijeron que lo único cierto en la vida eran la muerte y los impuestos. El presentador dijo ” es que de Hacienda no escapa nadie”. Y cortaron la emisión. Espero haberte ayudado.

  2. Miguel Rigo Salvá dijo:

    Sí Javier. Ahora el contribuyente debe confesar su inocencia (¡¡ … !!). ¡Para qué meterse en un procedimiento de investigación y comprobación!, ¡¿Asistencia mutua de información tributaria?!, !¿Convenios de doble imposición con intercambio de información?! Nada, nada …
    Todo el mundo es culpable hasta que se presuma su inocencia.
    Debe de ser una nueva interpretación del principio de justicia del artículo 3 de la LGT.

  3. Esaú dijo:

    Gran guion para una película de Amenábar. En mi caso vivo más tranquilo pues, quizás cuando entre en vigor la normativa, pertenezca a un nuevo país mucho más civilizado, democrático y tolerante en el que legislaciones de ese tipo estén prohibidísimas…¿O será al revés y la opresión tributaria sea aún mayor? Ay, Javier, ¡¡¡que no voy a poder dormir en los próximos 25 años!!!! Abrazo. Esaú

  4. Miguel Rigo Salvá dijo:

    ¡No viene a cuento! Pero alguien tenía que decirlo.
    Ahora que sabemos que el anteproyecto de Ley de Registros otorga la gestión del Civil a los registradores de la propiedad y mercantil. El chaval será mayor de edad, y su inscripción de nacimiento estará con defectos de forma.

  5. Pingback: Modelo 720: ¿El principio del fin? | Espacio Tributario

  6. Pingback: ¿Modelo 720 = Pitcairn?: ‘No way out’ | Espacio Tributario

  7. as mola the game me caught dirt cheap this store

  8. webpage dijo:

    Yo me hice con varios sobre Nostradamus que no conocia en este lugar http://caesaremnostradamus.com/tienda/12-epub

  9. Que recuerdos me trae esta consola y ahora le he regalado una
    a mi hijo muy bien de pasta

  10. Pues valla oferta he pillado. Consola playstation3 mas dos juegos

  11. Guillermo dijo:

    Mejor no podia estar dicho

  12. Daniela dijo:

    Imposible encontrar un PC en esta web me he podido hacer una pequeña idea

  13. hola amig@ me compre una barra de sonido hoy mismo y ha resultado todo chevere,
    hos dejo la dirección. Tambien creo que hay consolas y juegos de

    todas las marcas con ofertas super.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>