La reforma fiscal III (IRPF): más madera

IRPFAhora que el país va retomando su ritmo habitual (el tráfico se espesa, los autobuses se saturan y los desayunos son más tempranos) es un momento idóneo para retomar la línea de análisis iniciada con el artículo del pasado 12 de agosto y que pretende una somera aproximación a lo más trascendente de la tan cacareada reforma fiscal.

Y ya, por fin, nos toca el IRPF, el impuesto que por su carácter más mediático ha aglutinado todos los esfuerzos pedagógico-propagandísticos desplegados por el Ejecutivo en una magistral maniobra de distracción propia del orwelliano 1984; por lo que comienzo estas consideraciones haciéndome eco de las acertadas reflexiones hechas por la AEDAF (Asociación Española de Asesores Fiscales) en el sentido de que aunque el principal objetivo divulgado por el Gobierno ha sido el incrementar la renta disponible de la ciudadanía, lo cierto es que la reducción de los tipos impositivos se acompaña de diversas medidas que, mutatis mutandis, vienen a replicar lo ya apuntado respecto al impuesto sobre sociedades -IS-, incrementando sensiblemente la base imponible así como la reducción de beneficios fiscales. No es descartable, pues, que pese a la confesa reducción de la tarifa el resultado final se traduzca en un incremento de la presión fiscal efectiva. Veremos…

En lo que aquí interesa, creo destacables los siguientes aspectos:

1. Se suprime la exención hoy existente de los primeros 1.500€ de dividendos. Esta medida perjudica al pequeño inversor (el gran universo de ellos) y, además, olvida que esta exención encuentra su razón de ser en la desaparición de la deducción por doble imposición que, de este modo, no encuentra ya paliativo alguno.

2. Las sociedades civiles no sujetas al IS siguen en el ámbito del IRPF, lo que obliga a realizar una correcta delimitación (hoy oscura) entre unas y otras.

3. El devengo de las ganancias patrimoniales resultantes de ayudas públicas se imputa al período de cobro. Esta novedad es loable (habida cuenta del habitual lapso entre su reconocimiento y su abono), si bien deja fuera otros supuestos asimilables tales como, entre otros, los justiprecios de las expropiaciones o los intereses de demora indemnizatorios que seguirían imputándose al período impositivo en que se acordaran.

4. Se reduce del 40% al 30% la reducción aplicable a los rendimientos cuyo período de generación sea superior a dos años (o los obtenidos con irregularidad temporal).

5. Se contempla que los trabajadores por cuenta ajena se deduzcan 2.000€/año por gastos distintos de los expresamente previstos.

6. La reducción de los rendimientos de alquileres pasa del 60% y 100% (en su caso) al 50%, introduciéndose, además, un límite de 300.000€ y su imputación a un único período impositivo.

7. Las eventuales pérdidas patrimoniales puestas de manifiesto con motivo de transmisiones lucrativas ínter vivos (donaciones) no se computarán, quedando así asimiladas a las transmisiones mortis causa (plusvalía/minusvalía del muerto).

8. En el vidrioso campo de calificar los alquileres inmobiliarios como actividad económica, se elimina la exigencia del local afecto en exclusiva a esa actividad (se mantiene, por el contrario, el de una persona contratada laboralmente y a jornada completa).

9. La tan manida reducción de tipos responde a una comparación viciada pues para ello deberíamos ubicarnos en 2011 (último ejercicio previo a los incrementos de tarifa -eufemísticamente denominado “gravamen complementario transitorio”- que nacieron con una expresa vocación de mera transitoriedad) y no en la situación excepcional de 2014. La minoración de tramos provoca además, un sensible incremento de tipos para los contribuyentes cuyas bases imponibles superen los 60.000€.

10. La posibilidad de que el perceptor se deduzca las retenciones que debieran habérsele practicado (con independencia de su práctica efectiva) se restringe sustancialmente, pues ahora se le exige que pruebe que él no ha tenido intervención alguna en ese defecto de retención siendo así que la responsabilidad habrá de ser en exclusiva del retenedor (esta prueba corre el serio riesgo de ser del todo diabólica).

11. Se elimina la aplicación de los coeficientes de abatimiento (por “antigüedad”) a la transmisión de los elementos patrimoniales cuya titularidad sea anterior al 31.12.1994. Aunque es cierto que la cuantificación fiscal de esta plusvalía ya estaba sometida a un régimen transitorio que, cada año, reducía sensiblemente su aplicación efectiva, lo cierto es que su supresión amenaza con implicar un serio varapalo tributario a ganancias patrimoniales con un elevado ingrediente monetario/inflacionario. En paralelo, esta proyectada supresión puede producir un “efecto llamada” en el sentido de animar a realizar esas operaciones antes del ya inminente 31.12.2014.

En fin, seguiremos de cerca la evolución de estas novedades (y muchas otras aquí no abordadas por exigencias de síntesis) para ver en qué desembocan en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Javier Gómez Taboada. Abogado tributarista.

Socio de MAIO LEGAL

Esta entrada fue publicada en Fiscal y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La reforma fiscal III (IRPF): más madera

  1. Bueno, y la medida que es más grave, no solo por la doble imposición que genera, sino porque grava una renta inexistente: la tributación de las reducciones de capital y prima de emisión como RCM hasta el límite de la diferencia entre los FP y lo aportado, dándole la vuelta al régimen actual, que solo grava lo que va más allá de lo aportado, esto es, lo lógico y razonable…
    Abrazos,
    Esaú

  2. Por supuesto, Esaú. Esa y algunas otras que, por sintetizar, aguardo a comentar a medida que la tramitación parlamentaria vaya avanzando. Veremos…
    Un abrazo.

  3. Pingback: Artículo de uno de los abogados fiscalistas de Vigo | MAIO

  4. Pingback: Ladies & gentlemen: ¡La nueva Ley General Tributaria! (conexas inclusive) | Espacio Tributario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>