Hablando de emprender

El Consejo de Ministros aprobó recientemente el Anteproyecto de ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, siendo varios los aspectos de su texto que merecen nuestra atención.

Iniciaré, sin embargo, su análisis rompiendo una lanza en favor del uso del hoy denostado término “empresario”, que es el modo cómo tradicional y clásicamente nos hemos referido en castellano al “propietario o directivo de una industria, negocio o empresa” (DRAE). Se me antoja que la generalización (y consiguiente banalización) de “emprendedor” pudiera ser ortodoxa (y aún así pudiera admitir alguna matización, tal y como se refleja en las observaciones que, sobre este extremo terminológico, se incluyen en el propio dictamen del Consejo Económico y Social -CES- relativo al anteproyecto) si se circunscribiera a aquellos empresarios que inician su actividad ex novo, si bien me temo que, en cualquier caso (y pese a que este término está expresamente admitido por la RAE), el uso desmedido de esta palabra respondería más bien a una espuria importación del inglés “entrepreneur”. Para abundar en este debate terminológico recomiendo la lectura de la entrada de “Fiscalblog”: ¿Empresarios o emprendedores? Yo prefiero empresarios.

Para terminar estas preliminares disquisiciones quizá sería un momento oportuno para reflexionar si es conveniente profundizar en la línea de los incentivos (que, bienvenidos sean, si bien lo que se publica en el BOE el tiempo -y la práctica- se van ocupando de matizar, la mayor parte de las veces, restrictivamente) o si, ya antes o bien simultáneamente a su implantación, no sería más efectivo eliminar aquellas barreras burocrático/administrativas/normativas que, fácticamente, operan como genuinos desincentivos a la actividad empresarial, tal y como ha apuntado el mismísimo CES en su ya mencionado dictamen relativo al anteproyecto: “dicho proceso debe complementarse con una revisión de la legislación vigente, de forma que se eliminen normas obsoletas, innecesarias o duplicadas entre los distintos niveles de la Administración”. Es decir, que además de incentivar, se debería procurar no desincentivar que, a lo mejor, hasta es más fácil y barato.

Sea como fuere, la cuestión es que ya tenemos aquí ese largamente anunciado anteproyecto que, en esencia y de forma muy sintetizada (pues todo ello queda sometido al cumplimiento de variopintos requisitos que habrán de tenerse en cuenta) en lo que se refiere al ámbito tributario, incorpora las siguientes novedades de relevancia:

1. En lo relativo al Impuesto sobre Sociedades

- Deducción por inversión de beneficios del 10% del importe del resultado positivo del ejercicio que se destine a elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectas a actividades económicas. Esta deducción, destinada a las pymes (y con especialidades para aquellas que apliquen el tipo reducido por mantenimiento de empleo), viene a suponer una flexibilización de la hoy ya vigente deducción por reinversión, pues mientras que esta se restringe a la parte del beneficio correspondiente a ciertos resultados extraordinarios, la ahora prevista no discrimina en función del origen del resultado objeto de inversión.

- Deducción por I+D. Se contempla la posibilidad de que renunciando al 20% de su importe pueda llegar a absorber la totalidad de la cuota del IS o bien que se proceda a su abono anticipado; todo ello con un límite conjunto anual de 3 millones de euros.

- Reducción del beneficio con origen en activos intangibles. Su aplicación será sobre la renta generada (ingresos menos gastos) y no sobre los ingresos, como actualmente está prevista. La reducción se eleva hasta el 60% si se trata de activos creados por la propia entidad, y se suprime la previsión hoy existente respecto a la no eliminación de ingresos/gastos en grupos fiscales.

2. En el ámbito del IRPF

- Se establece un incentivo a la inversión en empresas de nueva/reciente creación, en un doble sentido: i) se contempla una deducción en la cuota del IRPF; y ii) la transmisión futura de esa participación quedará exenta bajo ciertos requisitos.

- Deducción por inversión de beneficios. En términos análogos a la del IS, si bien con ciertas especialidades.

3. IVA

- Se crea un nuevo régimen especial denominado “régimen del criterio de caja doble”, que será optativo para los contribuyentes cuyo volumen de operaciones no supere los 2 millones de euros. Habrá que estar especialmente atentos a la detallada regulación final de esta novedad (como a la de todas ellas, obviamente), si bien considero que cabe traer aquí a colación las interesantes observaciones aportadas a este respecto por mi colega Francisco Soto en su entrada publicada el pasado 2 de abril bajo el título Criterio de caja en el IVA.

En fin, no cabe negar que estamos ante un proyecto normativo que se puede calificar de ambicioso y al que habrá que seguir la pista en su tramitación parlamentaria al objeto de vigilar los cambios que, para bien o para mal, esta nos pueda deparar en su versión final.

De momento, y mientras todo esto se “cocina” en su lento deambular hacia el BOE, me quedo con el incentivador mensaje que, con alegre animosidad, se transmite en este vídeo: ¡que lo disfruten!.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Javier Gómez Taboada. Abogado tributarista

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hablando de emprender

  1. Ignacio Arraez dijo:

    Muy bonito Javier, pero lo que no sabías cuando publicaste este blog es que el mismo día que se publicaba en el BOE la ley de apoyo a los emprendedores, se publicaba también, paradojas del destino, el proyecto de supresión del artículo 12.3 y por tanto la no deducibilidad de los deterioros.

    Tras cargarse gastos financieros, amortizaciones, compensación de BIN, era lo único que quedaba y ya ni eso. En fin, yo simplemente no reconozco lo que queda de este impuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>