El TEAC da un paso al frente

¿Albergamos varias personalidades bajo una misma identidad?, ¿existe el síndrome de la doble personalidad? Quizá sí, o quizá no, ¡quién sabe! En cualquier caso, en lo que a mí respecta, son misterios insondables que me parece obligado dejar a los expertos en patologías de la conducta humana; los asesores fiscales ya tenemos bastante -eso creo- con lo que nos toca.

Viene esto al hilo -tan gráfica como metafóricamente hablando- de que bajo el membrete común de la Secretaría de Estado de Hacienda, en ocasiones como la que motiva estas líneas, se sostienen varias interpretaciones -no ya distintas sino, incluso, discrepantes- sobre un mismo supuesto de hecho. Y para muestra un botón: veamos, el pasado 22/2 la Dirección General de Tributos (DGT) emitió su contestación V0560-13 en la que expuso su parecer sobre la eventual aplicación a las escrituras de novación modificativa de los créditos hipotecarios de la exención prevista en la modalidad de Actos Jurídicos Documentados (AJD) para los préstamos hipotecarios. Pues bien, la DGT, dejando al margen los supuestos específicos de protección a deudores hipotecarios sin recurso, concluye que “no resultará aplicable la exención regulada en dicho artículo a la escritura notarial que documente la novación de un crédito hipotecario de conformidad con lo dispuesto en el artículo 14 de la Ley (…) General Tributaria, que establece que “No se admitirá la analogía para extender más allá de sus términos estrictos el ámbito del hecho imponible, de las exenciones y demás beneficios o incentivos fiscales´´ y el citado artículo se refiere al supuesto de préstamos hipotecarios por lo que no se puede extender a las cuentas de crédito hipotecario”.

Sin embargo, menos de tres meses después, el pasado 16/5, el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) dictó su resolución (ref. 00/2180/2011) en la que, previa constancia de que “ha sido criterio reiterado de la DGT el negar la equiparación a efectos de la aplicación de la exención prevista en la Ley 2/1994 a los créditos hipotecarios, realizando una interpretación sistemática de la Ley 2/1994”, afirma que “sin negar la corrección de la delimitación jurídica entre ambas figuras (se refiere al préstamo y al crédito hipotecario) que realiza el Centro Directivo, este Tribunal considera conveniente puntualizar que en el ámbito del ITPAJD existe un tratamiento unitario para las figuras de préstamo y crédito”, siendo así que

- “En la práctica liquidatoria de este impuesto ha habido tradicionalmente una total equiparación entre ambas figuras jurídicas, tanto en cuanto a la definición de hecho imponible, base imponible, sujeto pasivo, tipo, así como a la aplicación genérica de exención contenida en el art 45,I,B 15 relativo a la constitución de préstamos, precepto que si bien no menciona literalmente a los créditos, -y sin necesidad de la aclaración reglamentaria (art. 25,3)- no ha planteado duda de su aplicación directa a los instrumentados mediante créditos bancarios”.

- “Por otro lado conviene señalar que la distinción entre ambas figuras jurídicas (el préstamo con origen en la figura del mutuo o préstamo civil y la cuenta de crédito como figura mercantil típicamente bancaria) no se mantiene nítidamente en parte de los productos crediticios modernamente ofertados por la banca a particulares y empresas”.

- “Por otro lado no puede dejarse de lado la finalidad perseguida por la Ley” 2/1994 y es que aunque “en dicha norma existe una continua referencia a los “préstamos´´ hipotecarios (…), a partir de la Ley 41/2007 (…) ya se mencionan expresamente ambas figuras”.

Todo ello lleva al TEAC a concluir “que la exención contenida en el artículo 9 de la Ley 2/1994 debe aplicarse (…) a la financiación hipotecaria en general, cualquiera que sea el modelo de instrumentación (crédito o préstamo) utilizado”, salvando el escollo que podría suponer que “la interpretación puede ser considerada como una extensión analógica de la norma que regula el beneficio fiscal”, trayendo a tal efecto a colación la sentencia del TSJ-Galicia de 25/6/2012 que, a su vez, se hacía eco de la doctrina del TS al respecto: “El Alto Tribunal en su sentencia de 24/4/1999 señala, con respecto a la aplicación de una exención, que “…El principio de interdicción de la analogía, sancionado por el artículo 23.3 de la Ley General Tributaria, no es de aplicación en el presente supuesto, en que sólo se trata de indagar el verdadero sentido de una norma … El espíritu y finalidad de la norma contenida en el artículo 15 es el de servir a los objetivos perseguidos por el legislador, destacados en la Exposición de Motivos de la propia ley… Estamos, por tanto, en un supuesto de interpretación estricta de los preceptos cuestionados, sin que en ningún momento pueda hablarse de la aplicación analógica de un beneficio fiscal, siempre prohibida por la Ley General Tributaria en su artículo 23.3.”.

Y, ya para terminar, no quiero dejar de aprovechar la ocasión para reconocer a nuestros colegas (y, sin embargo, amigos) de fiscalblog su tan insistente como meritoria denuncia  (a través de varias entradas – Por la asimilación de los créditos con los préstamos hipotecarios y Se enriquece el debate jurídico acerca de la asimilación del crédito con el préstamo hipotecario) de la injusta desigualdad de trato que suponía el no reconocimiento de la exención para las novaciones de créditos hipotecarios. Desde aquí, compartimos la tesis de que la divulgación/denuncia de un problema es el primer paso para su satisfactoria resolución.

 

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Javier Gómez Taboada. Abogado tributarista

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El TEAC da un paso al frente

  1. Juan Castro dijo:

    Totalmente de acuerdo con el razonamiento del TEAC. Cierto es que el artículo 14 de la L.G.T. prohíbe la analogía tributaria pero no deja de ser menos cierto que la distinción entre crédito y préstamo en los productos que ofrecen las entidades financieras a día de hoy es inexistente. Mi aplauso pues para una resolución que adapta la norma a la realidad mercantil del momento salvando una situación del todo injustificable para el contribuyente y de difícil explicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>