El intercambio automático de información entre países

Cada vez estamos más controlados. Por tierra, mar, aire… y ordenadores. Prolifera el uso “drones” o naves no tripuladas en conflictos armados, controles aduaneros, seguimiento de personas, ejecuciones selectivas… Estos aviones manejados desde una oficina con un joystick pueden identificar a cualquier persona allá donde esté con una precisión milimétrica. Una empresa norteamericana dispone de un software llamado Riot que rastrea nuestros movimientos basándose en las redes sociales y prediciendo nuestros destinos futuros. Se está desarrollando un mecanismo de seguimiento del tamaño de una mosca para entornos de alta contaminación o inseguridad (sí, a lo Matrix). El Gran Hermano global, que todo lo ve, está cerca. ¿Y lo que no se ve? Si Hacienda ya tiene un conocimiento casi pleno respecto a nuestra situación en España, lo que ahora también anhela es conocer nuestro patrimonio mundial.

Muchos contribuyentes se plantean, principalmente a raíz de la obligación de presentar la declaración sobre bienes situados en el extranjero (modelo 720), qué posibilidades tiene el fisco español de detectar cuentas, inmuebles y valores situados en el exterior. Es probable que si su percepción es la imposibilidad de tal descubrimiento (esta percepción aumenta exponencialmente cuanta más distancia kilométrica exista entre donde se vive y donde se encuentran los bienes) se haya decantado por mantener “opacos” dichos bienes obviando la obligación impuesta. ¿Puede Hacienda descubrir la cuenta corriente que he abierto en Brasil hace 8 años? ¿Y el piso que tengo en México?

Siendo realista, las posibilidades actuales son escasas, incluso me atrevería a decir que, en relación a países ajenos a la Unión Europea (pensemos en países asiáticos o sudamericanos), casi nulas, pero la decisión de declarar o no tales bienes en el modelo 720, cuyo plazo de presentación precisamente termina hoy, 30 de abril, tiene consecuencias muy relevantes y predecibles. Si en un futuro sí fluyese la información y España llegara a conocer la existencia de la cuenta en Brasil o el piso de México no declarado, ya no habrá vuelta atrás. El “peso” de la ley caería sobre el contribuyente sin posibilidad de alegar prescripción.

En la actualidad, habitualmente, la información del exterior se obtiene mediante solicitudes individualizadas de información que requieren una elevada especificidad, aunque su operatividad es muy limitada. Portugal, por poner un ejemplo, ha dado información de cuentas corrientes de españoles en aquel país que ha permitido a Hacienda regularizar la situación de dichos contribuyentes. La tendencia internacional es otra: está dirigida al intercambio automático de información (Dinamarca ya proporciona información automática a 70 países) y EE.UU. es el país que más en serio se está tomando este asunto. Harto de tanto paraíso fiscal y centro financiero “off-shore”, sumado a la tributación en origen por el mero criterio de nacionalidad, el país norteamericano presiona a los diferentes países para que firmen acuerdos de intercambio automático de información (EE.UU. basa este intercambio en la llamada “Ley de cumplimiento tributario de cuentas extranjeras” o normativa TATCA).

Aun así, el camino para que esta nueva situación se generalice se presume largo. El primer problema es técnico: se trata de encontrar el modo más adecuado de compartir automáticamente esa información. Por otro lado, es preciso buscar la mejor manera de filtrar la información para poder compartirla. ¿Qué criterio se tomará para efectuar ese intercambio? Supongamos que es por el NIF de los residentes, es decir, que se enviase telemáticamente a otros países un archivo con el NIF de todos los residentes en España (Hacienda sí tiene, evidentemente, ese dato) para que en caso de coincidencia se recibiese la información. Este proceso podría ser operativo y, a priori, el más lógico, si bien la información obtenida no sería en modo alguno completa. Es habitual que una persona opere en el exterior no con su NIF español, sino con otro número de identificación otorgado por el tercer país, por lo que la información de ese contribuyente nunca llegaría a poder de la Administración española por este procedimiento.

El sentir social también juega un papel relevante. En un contexto de profunda crisis, la opinión pública reniega de un país que acate la no tributación de las grandes fortunas y empresas por “distraer” sus bienes o crear estructuras económicas fuera del control administrativo, en paraísos fiscales o países de baja o nula tributación. La lucha sin cuartel ha comenzado. España ha rubricado o está tramitando la firma de acuerdos de intercambio de información con países y territorios que hasta hace poco eran los mayores centros de “opacidad”, tales como Bermudas, Guersney, Islas Caimán, Islas Cook, Isla de Man, Jersey, etc. Además, muchos países están desapareciendo de la lista española de paraísos fiscales al rubricarse Convenios de Doble Imposición: véase Hong Kong, Panamá, Singapur, Barbados, Jamaica…

La información es poder. Téngase en cuenta que un residente fiscal español debe declarar en España por la renta obtenida en todo el mundo, por lo que la información suministrada por terceros países va más allá del modelo 720. Si España es conocedora de diferentes fuentes de renta en el extranjero, podrá corroborar si el contribuyente incluyó esos rendimientos en su declaración anual de la renta, so pena de sanciones.

En conclusión: es probable que a medio plazo la información fluya entre los diferentes países sin que usted la vea, por lo que mi consejo es que hoy mismo llame a su gestor para presentar el modelo 720 y estar al día con el fisco español.

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

Francisco Soto Balirac. Asociado Senior de J&A GARRIGUES

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El intercambio automático de información entre países

  1. david dijo:

    Interesante reflexión , hoy en día es noticia por la gran cantidad de información publicada en internet que existe de nosotros en la red ( twitter incluido ) que nos gustaría hacer desaparecer porque atenta contra nuestro derecho al olvido como se explica
    http://www.reclamatusdatos.com/cuando-puedo-ejercer-mi-derecho-al-olvido/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>