Crítica a los argumentos que defienden una subida impositiva por parte de la formación política Podemos

Poco se puede extraer de las declaraciones de los políticos en campaña electoral. En fase de captación de voto, el político se ocupa simplemente de llamar al electorado increpando a lo que Daniel Kahneman, en el fabuloso ensayo Pensar Rápido, Pensar Despacio, llama sistema 1 de pensamiento, basado en la interacción rápida, el instinto y la intuición. El sistema 1, que acumula un porcentaje de resolución bastante elevado, es capaz de engañarnos ofreciendo una resolución aparentemente satisfactoria –pero errónea- si no hemos decido activar el sistema 2, encargado de la resolución de problemas complejos.

Pocas veces se le suele interrogar a un político acerca de cuál será la fuente de recursos para sufragar tal o cual propuesta, sin embargo, debemos agradecer el esfuerzo de Podemos en aclarar de qué forma se van a sostener las promesas electorales –luego matizadas- de renta universal y pronta jubilación para todos. La lógica de su programa electoral es la que figura a continuación presentada de forma sintética en los siguientes puntos tal y como expresó su líder Pablo Iglesias en el programa de La Sexta Noche el día 25 de abril de 2015:

1. La presión fiscal en España es de casi unos ocho puntos porcentuales (800 puntos básicos como se dice ahora) más baja respecto de la media de la UE.

2. Simplemente con elevar la presión fiscal en España para ponernos en ese nivel medio de los países de la UE se obtendrán los recursos necesarios para conseguir las transferencias necesarias para cumplir las promesas de renta universal y adelanto de la jubilación.

3. La vía para alcanzar la paridad con la media será el incremento de la fiscalidad a los ricos y a los grandes patrimonios que tendrán que asumir el diferencial impositivo a través de tipos incrementados en Renta y Patrimonio.

El organismo Eurostat publica periódicamente el documento Taxation Trends in the EU (en adelante: el Informe) en el que realiza determinados análisis sobre las tendencias en la fiscalidad de los países del Espacio Económico Europeo. De este documento, en su edición de 2014 me serviré para plantear diversos comentarios sobre los argumentos expuestos anteriormente. Antes de nada, me parece importante aclarar que uno de los elementos que utiliza el Informe para medir la carga fiscal de un país, es el concepto de tipo implícito de gravamen (Implicit Tax Rate-ITR) que sirve para proporcionar una medida de la carga fiscal efectiva que recae sobre diferentes tipos de renta o actividades (v. gr. el consumo, la renta del trabajo o las actividades económicas).

El ITR relaciona en forma de porcentaje el ingreso fiscal recibido en relación con el importe total de la renta obtenida por el conjunto de los contribuyentes, lo que representa una medida de la presión fiscal por cada tipo de actividad o renta.

En primer lugar, sorprende escuchar al que está todos los días en esto de los impuestos como nuestra presión fiscal es tan baja en relación con su PIB en comparación con el resto de los países de la UE. Lo cierto es que esto es así, al menos con los datos más recientes disponibles en el Informe, que reflejan cómo en el ejercicio 2012 se recauda apenas un 32,5 por 100 del PIB, curiosamente justo detrás de Malta -ejemplo tradicional de paraíso fiscal dentro de la EU- cuando la media de los países de la zona euro superan el 40 por 100.

Me pregunto si buena parte de dicho déficit pueda tener explicación en que el PIB recoge, a través de diversos métodos de medición, precisamente el valor económico de las transacciones que pertenecen a la economía sumergida –sobre la cual y su enorme tamaño ya hemos tenido ocasión de comentar en una entrada anterior- lo que indica claramente que se manejan en cierto modo términos no comparables dado que este ratio del 32,5 por 100 no sirve para evaluar el esfuerzo fiscal de los contribuyentes que han pagado impuestos. En euros del 2012 y sobre un PIB de un billón de euros este diferencial supone unos 80 mil millones de euros de déficit primario del Estado.

Dejando atrás el efecto de la economía sumergida, caben dos explicaciones en relación con el escenario fiscal que se dibujaba en el año 2012, (i) o bien la carga impositiva en España es reducida, lo que intuitivamente casa difícilmente con un escenario de tipos marginales al 52 por 100 en renta o del 30 por 100 en sociedades, (ii) o bien el mecanismo de recolección de impuestos es ineficiente. Una visita más detenida por las páginas del Informe nos ofrece unas cuantas pistas acerca de cuál es el origen de las cantidades recaudadas por la totalidad de las administraciones públicas en dicho año:

a) Teniendo en cuenta la estructura impositiva en función de la recaudación de cada una de las diferentes categorías que se establecen en el Informe (impuesto sobre rendimientos del trabajo, sobre el consumo o sobre el capital) respecto de la cifra total de impuestos recaudados, España se sitúa a la cola de los países que recaudan un menor porcentaje de impuestos en relación con la imposición indirecta y muy lejos de los países que se han incorporado más recientemente a la UE como Croacia o Bulgaria en los que más de la mitad de los tributos provienen de los impuestos indirectos.

b) En lo que se refiere a la recaudación de impuestos sobre el salario o sobre el capital (entendiendo en este caso que el Informe agrupa bajo esta denominación las rentas de actividades económicas y las que recaerían sobre la base imponible del ahorro) en relación con el resto de las cantidades totales recaudadas, España se sitúa en los primeros puestos de la lista.

c) En cuanto al ITR que recae sobre el consumo, España se sitúa a la cola del resto de los países al gravar solo con un tipo implícito del 15 por 100 las rentas que se reflejan a través del consumo, cuando existen países como Dinamarca en el que el ITR es más del doble que el de España (página 24 del Informe).

d) El ITR que recae sobre las rentas del trabajo o del capital se sitúa en valores medios respecto del resto de los países de la UE (páginas 29 y 35 del Informe).

La consecuencia más obvia es la de que, en comparación con el resto de socios comunitarios, la recaudación en España en impuestos indirectos es muy reducida. No obstante debemos tener en cuenta también que el ejercicio 2012 fue el último en que se aplicaron los tipos del 18 por 100 y 8 por 100, general y reducido del IVA y que a partir del año 2013 se verían sustituidos por el 21 y 10 por 100, respectivamente. En cualquier caso, volviendo a los tres argumentos de carácter lógico enunciados por don Pablo Iglesias podemos deducir lo siguiente:

1. El diferencial de la presión fiscal que deduce Podemos respecto de nuestros socios de la UE se refiere a un contexto que no es el que se corresponde en la actualidad.

2. Dicho diferencial se debe fundamentalmente a una menor presión fiscal en el año 2012 en cuanto a la fiscalidad que recae sobre el consumo.

3. Difícilmente podrá plantearse una subida de impuestos a los más ricos basándonos en incrementos de los impuestos indirectos.

Que un partido político incluya en su programa una subida de impuestos selectiva, dirigida a gravar las rentas más elevadas y el patrimonio a partir de una determinada cuantía, es una opción absolutamente legítima. No obstante, si el argumento que justifica tal decisión se basa en la distorsión de nuestra estructura impositiva en comparación con la de los países de nuestro entorno, me temo que la opción elegida por el partido Podemos no es la más adecuada en cuanto a la consecución de los objetivos recaudatorios.

No solo deberíamos exigir de nuestros políticos que estos argumenten y justifiquen sus decisiones, sino que además estos argumentos deberían ser válidos, para variar…

No te quedes con ninguna duda: consulta con tu gestor administrativo.

Busca el logo , garantía profesional.

SIGA

José Galtier Ferreira

jose.galtier@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Fiscal y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>